lunes, 3 de marzo de 2008

El Hombre que sabía.


Había un hombre que sabía.

Sabía hasta tal punto que todos los otros hombres se reunían alrededor de él para admirarlo.

Era un hombre ordinario a la vista, pero este hombre sabía.

No sabía bien qué, o cómo, pero sabía y eso era sabido por la gente.

Todos los días llegaban nuevos viajantes de lugares remotos para hablar con el hombre que sabía.

Llegaban, entraban a su tienda, el hombre susurraba unas palabras en su oído, y salían.

No hablaban con nadie al salir de la tienda del hombre. Solo tomaban sus cosas y partían.

Así el hombre que sabía recibía visitas durante todo el día.

A nadie se le negaba una entrevista.

Porque el hombre sabía.



Y los años pasaron.

.

El hombre que sabía fue envejeciendo.

Y los viajantes seguían llegando, aún de todos lados, aún para saber, aún para hablar con el hombre, con el hombre que, según decían, sabía.

Y una noche el hombre que sabía miró al cielo.

Esa noche el hombre que sabía se fue a dormir.

La mañana siguiente el hombre no despertó y todos los que habían escuchado sus palabras en aquella tienda, lo supieron.

.

5 comentarios:

Anya dijo...

me encantó!!
sobre todo la parte de "una noche el hombre que sabía miró al cielo".

mucho aire a leyenda persa o árabe.

besos!

pd: si podés leé "el hombre que calculaba"... muy bueno

miga dijo...

muy bueno el cuento :)

y a mi me gustó más la parte de
"No sabía bien qué, o cómo, pero sabía" ;)

nos vemos

momo dijo...

"... Gotama lo llamaban.
miró el cielo y se sumergió en el eterno Om"

muy lindo tomy!!!
un abrazo
nos estamos viendo..
a todo esto.. como te fue con la que no es correlativa con ninguna?

Hogenheim dijo...

Lengua Castellana 7 :D

CASTELLANO!!!!!

Facundo dijo...

Mucha mística paochenguiana, aunque ya te lo dije. Nos vemos.

Confirmado ensayo sábado de 21 a 23 a la vuelta de casa ($10 por cabeza).