lunes, 24 de marzo de 2008

Lunes 6 AM

Todo comenzó esa mañana, se bañó, se vistió, y salió por la puerta principal. El cielo estaba algo nublado, parecía que podía llover en cualquier instante. Se apresuró abriéndose paso entre la poblada avenida que llevaba a la oficina. Las nubes comenzaban a oscurecerse y el ruido del tránsito se hacía cada vez más insoportable.

Todo comenzó esa mañana, despertó con esa sensación incierta de haber soñado. El cielo estaba algo nublado pero parecía que podía despejarse en cualquier instante. Caminó sin prisa por una calle desierta sin preocuparse por su rumbo. Las nubes comenzaban a disiparse y el silencio de la mañana era relajante.

Las primeras gotas empezaron a caer arruinando el peinado que tan meticulosamente había construido. Meditó, mientras esperaba el cambio de la luz del semáforo, sobre las posibles repercusiones de llegar tarde al trabajo. Cada exasperante segundo se apilaba sobre el anterior y, antes de que se diera cuenta, se encontraba en mitad de la avenida observando el tráfico mientras se acercaba.

Una suave brisa comenzó a soplar moviendo su cabello despeinado. Pensó en como ése era el primer día en mucho tiempo en que no estaba preocupado por el trabajo. El tiempo parecía volar y, ya nada parecía tan importante como había parecido antes. Estaba en paz.
.

3 comentarios:

momo dijo...

entre el deber y el querer

entre el mundo exterior y el interior

entre tantas cosas y tanta gente

muy lindo tomy =)

andy dijo...

apa
veo q vamos subiendo el nivel literario
muy bueno, aunq me hubiera gustado q sea mas largo.
abrazo

Anya dijo...

que groso cambio de perspectiva!
me gusto mucho, y el poema anterior tambien, precioso =)

que mas habra en esa cabeza? que mas? que mas?
let it all out!!!

(si, estoy un toque delirante, pero solo un toque)

un abrazo grandote tom, q sigas bien!