domingo, 6 de abril de 2008

En la casa amarilla y roja
.
En la casa amarilla y roja vuelan pajaros.
Escaleras que suben, que bajan, que caen.
Son dos zorzales los que me intrigan, solo dos.
Rompe el silencio un llanto, desde el cuarto mas alto.

En la casa amarilla y roja alguien agoniza.
Ventiladores que giran, que soplan, que vuelan.
Solo una persona lo sabe, solo una.
Un resplandor desde la sala de estar.

La casa amarilla y roja está en llamas.
Fuego que quema, que come, que grita.
No hay salida.
El humo que sale de la biblioteca es intoxicante.

La casa amarilla y roja ya no existe.
Aire que sopla, que limpia, que borra.
Nadie más.
Un sabor agridulce en la boca.

3 comentarios:

Hogenheim dijo...

el titulo no se ve bien por el color de mierda del fondo, pero creo que se entendió la idea

andy dijo...

che estan muriendo todos en tus cuentos y poemas.

y si te haces algo mas alegre?
para probar nomas..

igual estan muy buenos la verdad

:)

momo dijo...

es verdad... qué onda esto de finales tristes..

te mando un abrazo tomi