jueves, 3 de abril de 2008

Les dejo aquí un poema que mi abuela solía relatar cuando yo era chico, que de hecho sigue relatando hasta este dia. Muy triste pero muy lindo.
.
.
La Muñeca

En una noche de invierno
Una niña pordiosera
Con los pies casi desnudos
Y las manecitas yertas,
Cubriendo a modo de manto
Con su falda la cabeza,
Y sin temor a la lluvia
Que cada vez más arrecia,
Contempla extasiada y triste
El interior de una tienda,
Que por su gusto en juguetes
Es de todas la primera.
.
¿Qué haces ahí?
Le pregunta con voz desabrida y seca un dependiente,
empujando a la niña hacia la acera,
déjeme usted, es que estaba mirando esa muñeca.
Ah, ya, retírate pronto Y deja libre la puerta.
¿Dígame usted... ¿cuesta mucho?
¿Quiéres marcharte chicuela?
Será muy cara, ¿verdad?
¡Lo que es que si yo pudiera!
Los demonios con la chica
Pues no puede comprarla ella.
¡lárgate a pedir limosna!
La muñeca que te gusta cuesta un duro, conque fuera!
.
Marchóse la pobrecita
Ocultando su tristeza.
En vano pide limosna,
Ninguno escucha sus quejas
Y desfallecida y triste,
Cruza calles y plazuelas
Recordando en su amargura
La tentadora muñeca.
.
Caballero, una limosna
A esta pobrecita huérfana,
¡Quítate que voy de prisa!
¡Por Dios, señor, aunque sea un céntimo tengo hambre...
¡Pobre niña! ¡Me das pena! ¡Toma!
pero señor, si es un duro!
no le hace, te lo doy para que tengas esta noche buena cama y buena cena
¡Deje usted que le bese la mano!
quieta chicuela,un duro, está contenta,
¡No Será falso! ¿verdad?
¿Cómo muchacha, tú piensas?
¡No señor, dispense usted!
Pero, vamos, la sorpresa...
¡Si me vuelvo loca de alegría!
Que dios le premie en el mundo
Y le dé la gloria eterna
.
Y apretando entre sus manos
Convulsiva la moneda,
Corrió por las calles abajo
Veloz como una saeta.
.
Otro día se comentaba en la prensa
El hecho de haber hallado
En el quicio de una puerta,
El cadáver de una niña
Abrazada a una muñeca.
.
.
Poema de Vital Aza

5 comentarios:

Hogenheim dijo...

Bueno, ojalá que lo hayas leído si llegaste hasta este punto.

Es mucho mas intenso si lo dice mi abuela, siempre me dan escalofríos.

andy dijo...

es re bajon el final
aunq tal vez murio feliz, no?

nos vemos
little robert anthony


jaja te encanto esa

momo dijo...

como que murió de hambre por haber elegido la muñeca?

sí, muy triste

un arbazo tomy

Anya dijo...

enojadísima con tu blog xq comenté como hace tres días y no lo puso -.-

había dicho algo como:


gooseflesh!!!!
:'(

muy muy hermoso pero muy muy triste...
qué groso sería poder escucharla a tu abuela contándolo

un abrazo!

pd: sobreviví a mi primera semana :P

miga dijo...

shoqueante final...

pero está muy bueno el poema, y contado por una abuela, debe ser más conmovedor...