lunes, 27 de octubre de 2008

Búsquenla

“Agata” se llamaba. O se llama.
Hace 1 semana que pusimos el cartel.
Yo le dije a mamá que la calle la va a matar.
Creo que se fue para no verme.
Y pensar que siempre la quisimos.
Siempre el mundo es así.
Uno da y da y da y después…
Puede ser que uno a veces dé demasiado.
Demasiado de uno mismo.
Tanto que el otro se va.
Se va para no verte.
Búsquenla.
Porque todavía me queda un pedacito de mí que le quiero dar.
Pucha.
Ya me puse a lagrimear.
Todo por un gato de mierda.
-

3 comentarios:

Hogenheim dijo...

Vale aclarar que no es una historia real.

Anya dijo...

jaja me encantó el doble sentido.

y te estaba por decir que ojalá encuentres a tu gato, vale la aclaración de arriba.

un beso enorme tomy :)

Harry dijo...

Hace bocha que no nos vemos, boludo.
Si querés borrá el comentario, porque va a ser medio mala onda, y si estás sensible, cagamos.

"Quisimos", chambón.
Y no tengas miedo, no duelen los acentos: "Dé", "búsquenla".

Igual te quiero.

Un abrazo!