lunes, 8 de junio de 2009

B the Best


.
El otro día estaba en la fila del Burger King cuando me di cuenta de lo que la publicidad le hace a nuestras mentes.
.
Yo, desde toda la vida, que prefiero Burger King a Mcdonalds y Pepsi a Coca-Cola. Esto significa que todos estos años tuve que aguantar los increíblemente repetitivos argumentos sobre como las papas de Macdonalds son muy superiores a las de Burger King y como la Pepsi es "demasiado dulce". Ahora, antes de continuar, admito que el asunto de las papas es verdad pero la carne de Macdonalds con su grosor de Cd nunca le va a poder ganar al Whopper.
.
El asunto a tratar en este post es el siguiente: Si bien siempre fui fanático de BK y Pepsi, en mi cabeza, los sigo viendo como las segundas marcas, los número 2. Y acá no nos metamos en el tema ganancias o clientes de cada compañía, me estoy refiriendo a un tema de imagen.
.
Es terrible como las publicidades que nos bombardean constantemente hayan logrado su cometido conmigo tan efectivamente. Voy a BK, mi restaurante de comida rapida favorito, pensando que estoy yendo al numero 2.

.
Quizás soy yo, quizás soy demasiado influenciable.
.
O no sé, díganme ustedes que yo los sigo : P
.
.

2 comentarios:

Facundo dijo...

Es tal cual, pero en mi caso no sabría decirte bien, porque yo prefiero McDonald's a BK y Coca-Cola a Pepsi...
Paso que hace rato que no posteaba nada.

D dijo...

Soy vegetariana y odio la Coca y la Pepsi... por igual. Pero como BK tiene un menú vegetariano con milanesa de soja le voy a dar este tip.
1) Que la chica de la publicidad sea "Luly Salazar"
2) Que el sorbete (antes conocido como pajita) sea más ancha y visible
3) Que "luly" esté agarrando con los dedos el sorbete (obviamente uñas pintadas de rojo)
4) Que en la otra mano sostenga la hamburguesa más grande que tenga BK
5) que de la hamburguesa chorree mayonesa y le caiga en la remera (en medio de los pechos)
6) que la remera tenga el logo de BK
7) Y por supuesto, que esté mojada y le marque los pezones

That's how you make a second choice to get on top.