lunes, 28 de junio de 2010

And so I went and let you blow my mind...



Tengo que dejar de cometer el mismo error una y otra vez.
Tengo que dejar de cometer el mismo error una y otra vez, por dios!

Reprogramar mi cerebro, notar los indicios, no ceder ante mis propios impulsos de auto-destrucción. No es que me tomaran por sorpresa; tengo bien contados mis pensamientos, el cerebro bien organizado; uno pensaría que la aparición espontánea de una cara en la cabeza o escuchar una risa de alguien que no está en la habitación es algo que una mente organizada catalogaría como irregular. Y lo hace, pero el corazón le dice: "Dejá, dejame un ratito, deja que me acuerde"

Y es que es mi culpa. Es no saber prestarle atención a las señales de alerta. Un aleteo en el estomago, un nudo en la garganta, una imagen de un fututro juntos, unas ganas irreprimibles de abrazar, de sentir su perfume. Todas esas, señales de alerta que dicen: "ALTO" "CORRÉ PELOTUDO, CORRÉ"

Pero claro, el pelotudo le hace honor a su nombre y si, corre, pero para el lado equivocado, corre hacia esa luz hipnotizante, idiotizante solo para electrocutarse y caer al piso como una mosca.

Aunque, no me lo pueden negar, justo antes de caer al piso, no hay nada mas rico que sentir toda esa electricidad recorriendo tu cuerpo.
 

4 comentarios:

marian :) dijo...

ay, cómo te entiendo!
ánimo tom.
te quiero te abrazo te sonrío

firma: s.b :P

jajaja

Anya dijo...

y es que por esa electricidad se justifican tantas cosas...

Ushka dijo...

Moving, touching...

Really.

Fer, de Rusia con amor dijo...

And it is exactly like that!

Esa rica electricidad que te deja degustando esa patada y te olvidas que caés. Pero lo vale.